Skip to content

De mochila a mochila

El Chef Dave Dunn dirige un programa que distribuye comida a estudiantes y sus familias en Kingston

Leer en Español

La estudiante de noveno grado Gabriella “Gaby” Nelson es miembro del grupo de empaque.

Cada semana los pasillos de la Escuela Superior de Kingston fungen como sede del programa BackPack, una iniciativa exitosa y en crecimiento en el distrito escolar de la ciudad de Kingston que brinda alimentos a estudiantes de escasos recursos. Dos veces por semana, un grupo de estudiantes de educación especial se reúne para empacar bolsas de alimentos para las comidas del fin de semana de sus compañeros.

Donna Wolf dirige la clase que conforma el grupo de “empaque”. La estudiante de noveno año Gabriella “Gaby” Nelson se para al comienzo de la línea de ensamblaje con cajas de cereal y biscotti. El programa también atrajo el interés de otros estudiantes, incluida la estudiante de noveno grado, Neveah Scheffel, que se suma para ayudar a preparar las bolsas. “Siempre me ha gustado ayudar con cosas que implican retribuir”, dice Neveah quien también comparte que le apasiona contribuir a la comunidad.

Recientemente, el grupo comenzó a incluir en las bolsas una variedad de vegetales frescos —espinaca, hojas verdes, calabacín de invierno. A principios del año, Farm Hub agregró al distrito escolar de la ciudad de Kingston (el programa BackPack) a las docenas de organizaciones a las que dona regularmente. Otras incluyen el Institute for Family Health de Kingston, Catholic Charities, Community Foundations of the Hudson Valley, el proyecto agrícola del YMCA de Kingston, Tilda’s Kitchen y People’s Place.

Estudiantes empacan vegetales de Farm Hub en las bolsas.

El programa BackPack está dirigido por la despensa de alimentos Regional Food Bank of Hudson Valley. Está activo actualmente en 57 escuelas de 15 distritos escolares de la región y brinda alimentos a 1,226 estudiantes. La pandemia provocó un aumento general de la necesidad y algunos programas aumentaron su tamaño hasta un tercio, dice Troy Martin, quien coordina el programa en el Food Bank.

Así es como funciona: la mayoría de la comida –donada por negocios de comida y supermercados— se distribuye a través del banco de alimentos. Los alimentos básicos incluyen productos lácteos, productos a granel y alimentos congelados de tamaño familiar. Las escuelas asociadas recogen, empacan y distribuyen las bolsas de alimentos que son destinadas a proveer las comidas de los estudiantes durante el fin de semana.

En el 2021, se lanzó el programa en el distrito escolar de Kingston cuando Dave Dunn (ampliamente conocido como “Chef Dave” por maestros y estudiantes) se unió al distrito como director de servicios alimentarios. Dunn trajo el programa que había encabezado con éxito cuando trabajaba en el distrito escolar de la ciudad de Poughkeepsie. En Kingston, el programa BackPack Program se puso a prueba en las escuelas elementarias John F. Kennedy y George Washington, dos escuelas que tienen una de las mayores cantidades de estudiantes necesitados.

Cada semana 40 niños se llevan a la casa una bolsa de alimentos que cubre sus comidas durante el fin de semana. Como complemento, durante los días feriados, incluidos el Día de Acción de Gracias y Navidad, se van a la casa con cajas especiales. En diciembre, las cajas de 50 libras también contenían productos agrícolas frescos de Hudson Valley Farm Hub.

Jeff Scott de Farm Hub entrega vegetales.

Se necesita todo un pueblo 
Como parte del programa, cada escuela asociada puede conseguir fondos adicionales para incluir a más estudiantes. El programa ha florecido desde que inició en Kingston. Dunn obtuvo apoyo adicional de Community Partners y el programa también recibió financiamiento de NoVo Foundation, lo que le permitirá alimentar a 160 estudiantes más por el resto del año escolar 2021-2022.

Jeff Scott, gerente de distribución de Farm Hub, dice que está “muy entusiasmado con el hecho de que nuestros productos agrícolas se van a casa con familias que, de otro modo, no podrían acceder al tipo de productos saludables y artículos de despensa que podemos brindar…. La comida se va directamente a casa con el niño que ya está en la escuela, sin involucrar pasos adicionales”.

“Esto añade a la mezcla el verde que tanto se necesita y nos permitirá sumar otra capa de nutrición realmente buena a nuestros menús de fin de semana, mientras le damos a los niños la oportunidad de probar verduras nuevas y tal vez diferentes”, dice Dunn.

Dave Dunn dirige el programa BackPack en el distrito escolar de Kingston.

La idea detrás del programa
Dunn, 61, llegó al distrito escolar de Kingston en febrero de 2021 con más de 40 años de experiencia en la industria de servicios alimentarios –sin contar los años que trabajó en restaurantes durante su adolescencia.

En el distrito tiene una fama tácita. Está su presencia imponente. Mide 6’4 y tiene una voz retumbante. Está su nombre “Chef Dave” bordado en su gorra de béisbol. Está su aura. “Chef Dave es carismático”, dice Neveah, que primero desarrolló cariño por la comida de Chef Dave y luego curiosidad por su trabajo. Hay un brillo en sus ojos cuando interactúa con los estudiantes. En los días de “embolsado”, a menudo se le puede encontrar trabajando junto al grupo de empaque. Entre sus fieles partidarios está Gaby que conoce a Dunn desde que era estudiante en Bailey Middle School. 

“Disfruto compartir con Chef Dave. Me cae bien Chef Dave, es el mejor –y es el mejor cocinero”, sonríe Gaby, señalando que sus platos favoritos son el pollo asado y el pollo con queso. Para la foto grupal ella y sus compañeros compiten por un lugar junto a Chef Dave. 

Dave Dunn dirige el programa BackPack en el distrito escolar de Kingston.

Si bien Dunn y su equipo supervisan más de 5,000 comidas diarias para los estudiantes de las 11 escuelas del distrito, Dunn tiene un amor especial por el programa BackPack. Se alinea con su pasión por alimentar a niños y jóvenes, especialmente aquellos de familias de escasos recursos. 

Una entrega en enero incluye hojas verdes y calabacín de invierno.

“Me da a mí y a mi personal la sensación de que tenemos la capacidad de devolver el favor. Me hace sentir genial”, dice él.

El programa ofrece experiencia práctica para el aprendizaje de los estudiantes. “Realmente esperamos enseñarles habilidades para la vida que puedan llevarse consigo”, dice Wolf, quien señala que el objetivo es preparar a los estudiantes con destrezas para el empleo.

Vincent DeCicco, director de Kingston High School, dice que el programa es ejemplo de una alianza comunitaria. 

“Los alimentos frescos donados por Hudson Valley Farm Hub brindan buena nutrición a muchas familias necesitadas, lo que proporciona muchas comidas durante el fin de semana”, dice él. “Es muy gratificante para los estudiantes y el personal en Kingston High School que ofrecen su tiempo como voluntarios para preparar y ayudar a llevar las comidas a y desde la escuela”.

Neveah Scheffel está interesada en aprender más sobre los servicios alimentarios.

Un chef accidental
Tal vez los jóvenes conectan fácilmente con Dunn porque ven un poco de sí mismos en él y vice versa. Dunn se crió en un barrio de clase trabajadora en Massachusetts. Era el mayor de seis hijos en una familia monoparental. Su mamá, Patricia Dunn, era enfermera e instó a Dunn a conseguir un trabajo lavando platos cuando tuvo suficiente edad para trabajar.

“Teníamos poca comida”, dice Dunn francamente. Luego de la escuela y durante el receso de verano, lavaba platos en restaurantes donde tenía cubiertas sus comidas. A la vez que entendió rápidamente el valor de la comida, también desarrolló interés en trabajar en el servicio de alimentos. Ambas son una combinación de hacer “algo que amas y te apasiona y tener un salario digno para sustentarte”. Está la satisfacción laboral de alimentar a las personas”, dice él.  

En la escuela superior asistió a una escuela vocacional técnica regional con enfoque en el servicio de alimentos. Luego se graduó de la Universidad de Cornell donde se especializó en administración de la industria alimentaria. Luego de trabajar en Aramark durante 20 años, decidió pasar del sector privado a la educación K-12. 

En el horizonte 
Dunn planea expandir el programa para cubrir a más estudiantes y eventualmente operar en seis escuelas en el distrito. También trabaja para organizar este año en la escuela una despensa de alimentos abierta a todos los estudiantes. La realidad es que la necesidad de alimentos es transversal desde la primaria hasta la secundaria. 

Su energía perenne es impresionante y la línea entre su pasión y su trabajo puede ser difícil de separar. Para él la comida es sustento y pasión.

“Tengo un muy buen trabajo que hacer aquí y tengo suerte porque me encanta hacer lo que hago. Es casi como si realmente no fuera un trabajo para mí”, dice él. 

En casa Dunn disfruta la jardinería (tiene un amplio jardín en el patio) y sí, cocinar. Se ríe cuando le preguntan si es cierto que a la mayoría de los cocineros y chefs profesionales no les interesa cocinar en casa.

“No, a mí me gusta cocinar, es algo especial cuando solo somos nosotros dos. No es cocinar para 5,000 o 6,000, es cocinar para dos y se disfruta y es relajante”, dice y sonríe.

-Amy Wu 

Si está interesado en donar al programa BackPack o conocer más sobre el programa, envíe un correo electrónico a Dave Dunn a ddunn@kingstoncityschools.org

Sign up for our newsletter and event updates.