Skip to content

Seis años de conservación de pájaros de las praderas en el Farm Hub

El estudiante Xander Vitarelli examina un polluelo charlatán en el Farm Hub cómo parte de un proyecto de investigación de la Universidad de New England con The Perlut Lab.

Leer en Español

Por Anne Bloomfield, Gerente de Ecología de Agro-Paisaje Aplicada

Foto de pájaros charlatanes cortesía de Peter Schoenberger

El pasado junio, me paré en la mitad de una parcela abierta bajo un cielo azul soleado con un pequeño polluelo charlatán en la palma de mi mano. Como tantos pájaros de pradera, sus poblaciones están disminuyendo actualmente. Hasta hace poco, los charlatanes probablemente no habían anidado en los llanos de Hurley por décadas. Era innegable. El pájaro estaba allí por nuestros esfuerzos deliberados para crear un hábitat de anidación en esta parcela. El optimismo ha sido difícil de encontrar en los últimos dos años. Sin embargo, ahí está, surgiendo en los momentos cuando menos lo esperamos. Estos momentos nos complacen y alegran, y son causa para celebrar. Pero, ¿cómo podemos ser optimistas cuando hay una crisis de biodiversidad que arrasa, cuando el clima cambia y el mundo parece estar apretado por un sentir de inestabilidad que curiosamente se siente permanente? Es en esos momentos cuando me recuerdo que hay que hundirse en el optimismo, disfrutarlo y reconocer sin arrepentimiento, que en medio de todo, las personas todavía son capaces de tener un impacto recíproco y hasta positivo sobre la tierra. Primero tenemos que creer que sí es posible. Luego, tenemos que trabajar juntes consistente y atentamente para que sea así.

Como un rancho sin ánimo de lucro, no trabajamos bajo los mismos desafíos operativos que las operaciones de agricultura comercial privadas. Sin embargo, la tarea de custodiar la tierra del Farm Hub con pájaros de pradera en mente y de producir cultivos sigue siendo real. En algunas áreas del rancho, podemos enfocarnos más en esfuerzos de conservación de vida salvaje, mientras que en otras instancias los tiempos de producción de los cultivos y sus actividades relacionadas necesitan tomar prioridad. Finalmente, hay áreas en el rancho en donde se pueden priorizar ambas cosas. Un compromiso a custodiar la tierra de cultivo con los pájaros en mente es tan importante como buscar formas prácticas en las que se pueda honrar esa promesa dentro de una operación agricultural específica. Este trabajo viene con el entendimiento que, mientras no podemos priorizar ambas cosas todo el tiempo, podemos trabajar en conjunto para construir este esfuerzo de manera intencional consistentemente.

Un cernícalo americano cuida su nidada en el Farm Hub.

Tras cada hito, cada huevo, cada polluelo hay una saludable dosis de traspiés y humildad. Luego aparece el optimismo en la forma de alas y plumas asegurándonos que debemos seguir tratando. Al acumularse los años también se acumulan los frutos de nuestro trabajo. En los últimos seis años, el rancho ha tenido varios éxitos en lo que concierne a nuestras metas de custodiar la tierra con los pájaros de pradera en mente. El progreso, como por ejemplo que los charlatanes, los carmelos y los cernícalos americanos estén anidando, se ha logrado por medio de una gestión activa en áreas específicas del rancho. Esto ha requerido que se resuelvan problemas, se tengan conversaciones, y se realicen actividades enfocadas como por ejemplo seleccionar cultivos específicos en ciertas parcelas, utilizar prácticas de sesgar alternativas e instalar cajas de anidación.

Algunos otros logros notables relacionados a los pájaros de pradera han sido el resultado de nuestras operaciones diarias. Los pájaros de pradera prefieren hábitats pastosos, abiertos y extensos y a menudo ponen sus nidos en el piso. La combinación de nuestra ubicación en el paisaje, una rotación orgánica plurianual de diversos cultivos extensivos, vegetales, y cultivos de cobertura en conjunto con nuestro enfoque general a la salud de la tierra y la conservación de la biodiversidad ha creado un hábitat para varias especies. Algunos pájaros de pradera utilizan el hábitat del rancho para criar a sus crías en la primavera y el verano. Otros se abastecen aquí durante la migración de la primavera y el otoño. Finalmente, algunas especies de pájaros de pradera buscan comida y se anidan en el rancho para pasar el invierno. Hemos observado polluelos de alondras cornudas, gavilanes rastreros, tecolotes de orejas cortas, cucaracheros sabaneros y correlimos batitú – variedades de aves que no son bastante comunes en esta zona.

Un cucarachero sabanero, raro en esta parte del estado, se posa en un campo de heno el pasado julio.

Esto no es para decir que la presencia de los pájaros de pradera es necesariamente simbólico de “una forma mejor”. Más bien, que si establecemos metas de conservación de vida salvaje con intención y sinceridad, podemos tener un impacto positivo, independientemente de cuales sean esas metas. 

Un camino
En el 2015 nuestro trabajo comenzó con crear un inventario de las especies de pájaros en el rancho. Después, empezamos a realizar un proyecto de monitoreo a largo plazo, con el apoyo de personas voluntarias, buscando los hábitats que utilizan los pájaros en zonas del rancho durante todo el año. Adicionalmente a quién o dónde, hemos registrado observaciones de fechas de llegada y partida migratorias para pájaros migrantes con la intención de crear registros históricos y también para gestionar el rancho de mejor manera para los pájaros. Estos datos de uso de hábitats no son sólo útiles en sí, también ayudan a informar proyectos de investigación que se realizan en el rancho como parte de Colectivo de Investigación de la Ecología del Agro-Paisaje Aplicada (AFERC por sus siglas en inglés). Nuestro equipo continua construyendo nuestro conocimiento entre disciplinas para poder tener una visión integral de lo que significa producir cultivos con pájaros en mente. Hemos observado 182 especies de pájaros, con cierto número de especies que son preocupantes en términos de conservación. Ademas, dos parcelas del rancho, a causa de su forma, tamaño y ubicación han sido designados como “zonas de pájaros de pradera”. En 2018, documentamos nuestros primeros polluelos charlatanes en estas parcelas y en 2020 confirmamos comportamiento de anidación de carmelos. En 2021, cerca de uno de nuestros campos de pájaros de pradera hemos documentado polluelos de alondras cornudas y también el par de cucaracheros sabaneros que ya se mencionaron. Con el paso de los años, estas zonas han incluido mezclas de heno y también un grano semiperenne llamado kernza. Nuestras observaciones en el Farm Hub conllevaron a los primeros casos documentados de reproducción de charlatanes y carmelos en Kernza. Hasta la fecha, el Farm Hub ha documentado todas 11 de las especies de pájaros de praderas con mayor necesidad de conservación del estado de Nueva York.

Listado bajo riesgo por el Estado de Nueva York, un correlimos batitú pasa por el rancho en su migración en septiembre.

Hace varios años, en colaboración con un aprendiz del Farm Hum, el programa de ecología de agricultura aplicada se embarcó en un proyecto para instalar cajas de anidación para el cernícalo americano en palos de lúpulos que se han manejado orgánicamente en el campo de lúpulos. Los cernícalos americanos son halcones pequeños que se reproducen en hábitats de praderas cómo prados y pasturas. Aunque este proyecto se terminó, todavía tenemos dos cajas de cernícalos americanos que han emplumado a polluelos exitosamente en dos lugares en el rancho. Adicionalmente, varios proyectos del Colectivo de Investigación de la Ecología del Agro-Paisaje Aplicada se enfocan en los pájaros. Inclusive hay un proyecto que examina los movimientos de los charlatanes durante todo el año. Hay otros dos proyectos de investigación que, aunque no se enfoquen específicamente en pájaros de praderas, investigan los cultivos cubiertos del invierno como un hábitat para pájaros y los servicios que los pájaros pueden prestarle a los cultivos en el Noreste. Applied Farmscape Ecology Research Collaborative focus on birds. This includes a project examining Bobolink movements year-round. While not grassland bird-focused specifically, two other projects investigate overwintered cover crops as bird habitat and the services birds might provide to crops in the Northeast.

Actualmente, el programa de Ecología de Agro-Paisaje Aplicada en el Farm Hub continúa trabajando cercanamente con otras áreas programáticas, con el equipo de producción de cultivos, el equipo de edificios y terrenos, y el equipo de construcción para continuar desarrollando la conservación de pájaros de pradera como parte de nuestro trabajo. Finalmente, por medio del trabajo de la colaborativa de investigación y también de las caminatas públicas en el rancho y el trabajo científico ciudadano, hemos continuado desarrollando nuestro trabajo de participación pública para ayudar a proteger pájaros, proveer oportunidades para que el público pueda observar pájaros, y para apoyar a productores que quieren gestionar sus ranchos de maneras que consideren a los pájaros.

Un coyote y un gavilán rastrero en el Farm Hub. Foto cortesía de Bob Miller

Aunque aún tenemos mucho trabajo que hacer, se siente importante compartir esta actualización con ustedes, nuestres vecines, y nuestra comunidad. Con estas palabras espero, no necesariamente inspirarles a hacer lo mismo que hemos hecho, pero más bien a considerar lo que es posible cuando trabajamos con, y no en contra, les unes de les otres. Hay un dicho que dice que la diversidad es resiliencia. Ya sea la biodiversidad, la diversidad cultural, o la diversidad de perspectivas – hay algo cierto en esta mantra que se ha manifestado en varias partes de mi vida, incluyendo la conservación de la vida salvaje y la custodia de la tierra. Mi mentor una vez me dijo, “la gestión de la vida salvaje es la gestión de la gente.” Cuando consideramos la conservación de la vida salvaje solamente desde la perspectiva del biólogo o solamente de la perspectiva del agricultor, es posible progresar, pero se pierde mucho. Pero juntes, especialmente cuando estamos dispuestes a confrontar desafíos con dialogo abierto y con disposición para navegar la incomodidad de nuestras diferencias, encontramos la fuerza. Encontramos el optimismo. A une colega en el rancho le gusta decir, “uno cosecha lo que siembra.” Esto es la justicia ambiental. Ahí esta la resiliencia. No dentro de una persona en particular, pero dentro de todes nosotres.

Sign up for our newsletter and event updates.